Un 10 para la gimnasia

Natalia, Sonia, Blanca, Andrea… y Víctor. “Tenemos más niños, Miguel Pérez, de 12 años, alguno más chiquitito, de cinco, pero con Víctor llevamos más de diez trabajando”, explica Erica Parras, entrenadora de gimnasia rítmica en el club Juan de la Cierva, uno de los que trabaja desde hace tiempo los conjuntos mixtos. “Víctor nunca ha sido diferente. Lo único es que se cambia en otro vestuario… y a veces ni siquiera eso. Entrena igual, trabaja lo mismo, nadie se plantea su orientación sexual… quizás en otros deportes sea diferente, pero aquí no hay ventaja ni desventaja. Es uno más, que a veces gana y otras veces pierde“.

“La Federación madrileña siempre nos abrió sus puertas, hizo escritos con nosotros y nos dejaba competir como conjunto, pero iban subiendo de nivel y llegó un momento en el que el de campeonato nacional no permitía que él participara”, continúa el relato de Erica. “Se ha dado el caso de que su nota no contara y de que apareciera ahí un asterisco. También compite de forma individual, pero Ã©l quería hacer equipo y sus compañeras querían hacerlo con él, porque algunas han rotado, pero hay otras tres que siempre han estado, así que no pudimos ir. Ahora todo el mundo nos dice que por fin lo hemos conseguido”.

La capacidad expresiva nunca ha entendido de género, hay que abrir la mente para avanzar

Almudena Cid (exgimnasta; cuatro veces olímpica)

Andrea, Bea, Estíbaliz, Ane Ibáñez, Ane Áriz… y Ander. Otra lista parecida. La sección de gimnasia rítmica del Lagunak consiguió el oro sénior en el último Campeonato de España por conjuntos, y de paso el ascenso a primera categoría, pero su alegría no fue completa. Porque, efectivamente, y más allá de que su club decidiera hacerlo, Ander no pudo competir. Ni siquiera estar abajo junto a su entrenadora, Uxue Almiñana. Una entrada pagada y a la grada. Allá que se fueron las chicas en cuanto recibieron las correspondientes medallas: querían compartirlas en equipo y Ander forma parte de ese equipo.

“Estamos felices de que nos den esta oportunidad. Siempre hemos apostado por la igualdad de oportunidades y en el tapiz, a pesar de las diferencias que puedan existir, todos juntos suman”, se posiciona ahora Almiñana. “Para el equipo técnico todos estos años han sido muy frustrantes. Tener un gran gimnasta, pieza importante del equipo como es Ander, y no poder contar con él en los momentos importantes como son los nacionales ha sido muy duro tanto técnica como emocionalmente. Es un sueño cumplido, para todos pero especialmente para Ander, y eso está por encima de cualquier medalla”, remata.

Es increíble y estamos todos en shock; se trata de un paso para el deporte… y para la sociedad

Unai Arrieta (gimnasta; ganador Copa 2019)

Victor Julián y Ander Olcoz están de enhorabuena. Como Rubén Orihuela, pionero de la rítmica masculina en nuestro país. Como Unai Arrieta, campeón en 2019 de la primera Copa de la Reina que atendió a esa categoría. Pero también lo están todas las mujeres que les han acompañado en la que ha sido larga y complicada pelea por conseguir algo que por fin se ha conseguido esta misma semana. Que la Federación Española de Gimnasia integre a través de su normativa técnica para 2020 las categorías mixto u open-mixto en las competiciones de conjunto tanto de base como absoluto. Ellas y ellos, juntos sobre el tapiz. Cuatro mujeres y un hombre, tres mujeres y dos hombres, dos mujeres y tres hombres, una mujer y cuatro hombres…

Lo primero que se me pasa por la cabeza es volver a ser gimnasta… todo cobra sentido ahora

Rubén Orihuela (exgimnasta y entrenador)

Cuatro veces olímpica, diplomas incluidos, Almudena Cid, es la gran referencia de la rítmica. “Personas como ella y otras han sido muy importantes con su apoyo a la masculina. Nos han dado visibilidad y un empoderamiento increíble”, explica Unai. “Siempre ha estado ahí. Es amiga mía y sé que ha vivido muy de cerca la situación. Su voz tiene mucha fuerza”, añade Rubén. “Los abanderados han sido los hombres, que han peleado mucho para tener su sitio, y nosotras nos hemos unido a esa lucha. Era una necesidad hace tiempo“, matiza durante la conversación con Primera Plana ella, retirada ya de la práctica deportiva, inmersa sin embargo en mil proyectos.

“La capacidad expresiva nunca ha entendido de género y ahí teníamos las referencias del ballet o del patinaje artístico, con todo lo que ha hecho una figura como la de Javier Fernández. Cuando se trata de una cuestión artística y de transmitir emociones, los chicos pueden hacerlo igual o mejor que las chicas. Hay que abrir la mente para seguir avanzando, aunque no se haga de una forma radical a nivel burocrático”, asegura Cid. “A nivel internacional la rítmica masculina no está integrada, pero me consta que en México, Chile, Argentina o Italia hay chicos deseando practicar, como en Japón hay un estilo que fusiona disciplinas. Niños y niñas… ahora lo van a disfrutar”, completa respecto al camino que todavía hay por recorrer.

La noticia tomó al mundillo por sorpresa. “La verdad es que ha sido algo inesperado, porque a comienzos de años ya salió una normativa en la que ni se mencionaba a los conjuntos mixtos. Estamos todos en shock. Personalmente se me ponen los pelos de punta. Es increíble. Un avance para el deporte… y para la sociedad”, arranca Unai. “No pensaba que se valorara la posibilidad en estos momentos y me hace una ilusión muy especial. Yo llevo en esto desde el 98 y luchaba por un hueco para todos los chicos. En ese momento era para mí, pero esperaba que en el futuro fuera para más. Ahora es como si todo cobrara sentido. Me emocioné, la verdad”, continúa Rubén.

Es un subidón, porque algunos se planteaban la retirada; cuando se enteraron sólo les faltó llorar

Erica Parras (entrenadora club Juan de la Cierva)

“Quizás la Federación ha aprovechado esta situación inestable, de cierta incertidumbre. El mundo de la rítmica pedía este cambio y servirá para motivar a la gente”, cuenta el primero en alusión a la pandemia. Arrieta, por cierto, dedicó a su deporte en forma de documental, “quería devolver algo de lo que me ha aportado”, un trabajo en el último año de la carrera de comunicación. “Habrán pensado… ¿y por qué no?”, admite el segundo, que en 2009 ya estuvo en primera línea de la batalla por el reconocimiento de la rítmica masculina… y que, con 33 años, se plantea otro giro de guion: “Lo primero que se me pasa por la cabeza es volver a ser gimnasta. Ahora soy entrenador, pero vivir la experiencia puede ser bueno. Le estoy dando vueltas”.

El futuro ya está aquí. Y habrá planes que varíen, reconoce Erica: “Las sensaciones son muy buenas. Ahora con lo del virus no sabemos cuándo volverá la normalidad, pero con el reglamento cambiado hay igualdad de condiciones. Algunos se planteaban la retirada, pero esto ha sido un subidón. Cuando se enteraron sólo les faltó llorar”. Unai también es optimista: “Puede que cueste un poco reestructurar los clubes, pero saldrán más conjuntos mixtos y crecerán el volumen y la promoción. Creo que va a ser muy positivo”. Rubén suma ideas: “Los clubes se interesarán por estos chicos. La inclusión de la figura masculina aporta algo fresco, una vía nueva. Como gimnasta o como entrenador se me ocurre que se pueden crear historias diferentes, con ambientes tipo Romeo y Julieta, la dicotomía cisne blanco-cisne negro…”

Siempre hemos apostado por la igualdad de oportunidades y en el tapiz todos juntos suman

Uxue Almiñana (entrenadora club Lagunak)

Erica pone el punto final del reportaje, punto y seguido de la nueva gimnasia rítmica: “Más que hacia la igualdad, es un paso hacia la normalidad“.

https://www.marca.com/primera-plana/2020/06/28/5ef10aeb22601d0d068b456c.html

Deja un comentario